I+D+i

El pastoreo tradicional como herramienta contra la despoblación y en beneficio de la biodiversidad

07/02/2024

El pastoreo tradicional es una actividad milenaria que ha contribuido al establecimiento de grandes asentamientos humanos permanentes, ya que nos ha provisto de recursos animales sin depender de seguir sus movimientos migratorios y estacionales para cazarlos.

Con el objetivo de evaluar sus efectos en beneficio de la biodiversidad, la calidad del medio ambiente y de la economía rural, nace el proyecto ECOSPAS, una iniciativa financiada por el Ministerio de Ciencia e Innovación que aglutina a un total de 28 investigadores de 16 instituciones nacionales e internacionales entre las que se encuentra ITACyL.

Y es que el pastoreo tradicional no sólo nos provee de carne, productos lácteos, pieles y lana, sino que paralelamente presta otros beneficios al medio ambiente, como es fomentar la biodiversidad, y todo ello en condiciones de alto bienestar para el ganado. Esta actividad se caracteriza por el cuidado de los animales en su medio, aprovechando el pasto natural y guiando sus movimientos para evitar el ataque de los depredadores, el daño a cosechas y otros bienes. Sin embargo, una excesiva presión del pastoreo tradicional en una zona tiene un efecto negativo sobre suelos, la vegetación y la fauna que se alimenta o vive en ella.

En este contexto, el proyecto ECOSPAS, que está liderado por Javier Pérez-Barbería, investigador del Instituto Mixto de Investigación en Biodiversidad (IMIB), adscrito al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), integra a un total de 28 investigadores de dieciséis instituciones nacionales e internacionales, con el propósito de estudiar si el pastoreo tradicional se gestiona de forma que favorece la biodiversidad, minimiza la huella de carbono y permite su sostenibilidad socioeconómica. En el equipo se integran científicos/as de universidades y centros agrarios y tecnológicos de Asturias, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Cantabria, Madrid, Portugal, Escocia y Australia. Por parte de ITACyL, las actividades se coordinan desde el área de investigación en rumiantes, al frente de la cual se encuentra el investigador Raúl Bodas.

El proyecto se estructura en tres áreas de trabajo que investigan, respectivamente, los efectos del pastoreo tradicional en la biodiversidad; su huella de carbono; y la búsqueda de modelos de negocio basados en la economía social, recursos turísticos, digitalización y mecanismos para mejorar la integración social de las familias de pastores y concienciar a la sociedad de los valores del pastoreo tradicional. El objetivo último es hacer del pastoreo tradicional una herramienta útil para la restauración de ecosistemas y ayudar a mitigar el abandono rural.