Agricultura
Agricultura

El empleo agroalimentario dispar en 2023

09/02/2024

El empleo en el sector primario y de la industria de alimentación, bebidas y tabaco tuvo un comportamiento dispar durante el pasado 2023. Al contrario que un año antes, mejoró en el sector primario (Agricultura, Ganadería, Silvicultura y Pesca), pero se contrajo en el sector de la industria agroalimentaria en un contexto de importante aumento de los costes generales de producción y, por tanto, en algunos casos, de ajustes en los gastos para intentar mantener márgenes de rentabilidad.

En el conjunto del sector agroalimentario (primario e industrial), el número de ocupados (empleo) en el último trimestre de 2023 fue de 1.320.000 personas, según la última Encuesta de Población Activa (EPA) del Instituto Nacional de Estadística (INE), un 6,2% del total de la economía, con un leve aumento de 8.400 empleados (+0,64%), que fue debido al sector primario, con 17.500 ocupados más (+2,32%), hasta sumar 770.700 ocupados, un 58,4% del total, mientras que la industria de alimentación, bebidas y tabaco frenó la contratación en 9.100 personas (-1,63%), quedando en 549.300 empleados.

No obstante, con relación al tercer trimestre de 2023, se produce un aumento de los ocupados en 43.300 personas (3,4%).

En ambos sectores productivos se redujeron los activos en edad de trabajar en unas 25.600 personas (-1,7%), quedando en 1.478.600, siendo la caída de 3.800 personas (-0,42%) en el sector primario, hasta 895.000, y de 21.800 personas (-3,6%) en el de la industria agroalimentaria, hasta 583.600 personas. Sobre el tercer trimestre, los activos aumentaron en conjunto en 16.600 personas (+1,14%) durante el último trimestre de 2023.

En cuanto al paro sectorial, la EPA solo contabiliza los del sector primario, con un descenso anual de 21.300 parados (-14,64%), quedando en 124.300 personas, mientras que se puede deducir (número de activos menos número de ocupados), al menos en el plano teórico, en el de la industria agroalimentaria, con 34.300 desempleados, unos 12.700 menos (-27%) que a finales de 2022.

La caída del empleo en el sector de la industria de alimentación, bebidas y tabaco puede explicarse de manera general por el aumento de los diversos costes de producción, principalmente, de los costes de las materias primas, energéticos, materiales, financiación, logística, laborales…etc., que afectó a los márgenes de rentabilidad, llevando a un ajuste del gasto e impactando también de una u otra forma en el factor empleo.

El número de activos en el sector primario continuó bajando en 2023, tras haber vuelto a superar el millón de personas a finales de 2021, aunque su descenso se amortiguó a solo 3.800 personas (-0,42%) con relación a un año antes, gracias a que aumentó en 44.900 personas (+5,28%) sobre el tercer trimestre.

La evolución del empleo en la industria agroalimentaria (industria de la alimentación, fabricación de bebidas e industria del tabaco) durante el pasado año fue algo peor que la del sector primario, por las circunstancias antedichas, sobre todo en el sector de fabricación de bebidas, debido también a un consumo y a una evolución de las exportaciones menos favorables que en años anteriores.

El total de activos en este sector se redujo en 21.800 personas (-3,6%), quedando en 583.600, sobre todo por el descenso en el sector fabricante de bebidas, donde baja en 11.800 personas (casi -15%) para quedar en 67.000, un 11,5% del total de los activos de la industria agroalimentaria.

Por último, el paro en el sector industrial agroalimentario, calculado teóricamente por la diferencia entre número de activos y de ocupados, se redujo en 12.700 personas (-27%), hasta quedar en apenas 34.300 personas desempleadas, de las cuales 29.800 (-26,6% y 10.800 menos) estaban en la industria de alimentación; otras 4.300 en la industria fabricante de bebidas (-32,8% y 2.100 menos) y apenas 200 en la industria del tabaco.